El Entorno

Desde Cal Escori, podremos visitar lugares para todos los gustos, en función de nuestras preferencias y de la numerosa información que recibirá el cliente durante su estancia en la casa.


El patrimonio cultural a visitar es importante, teniendo el monasterio de Santes Creus y la monumental Tarraco, como elementos de obligada visita.
La abadía de Santes Creus está a menos de 15 minutos de Masllorenç y descubriremos uno de los elementos más destacados del orden del Císter en Cataluña. Enclavado en las orillas del río Gaià, es un lugar tranquilo, donde además del conjunto histórico, también podremos disfrutar de un paseo por la magnífica alameda del río.
Tarragona, declarada patrimonio mundial de la humanidad por sus valores de la época del imperio romano, nos ofrece diferentes elementos a visitar. De la Tarraco imperial, podremos echar un vistazo al circo, a las murallas y el anfiteatro y dejarnos transportar 2.000 años atrás.
Otro grupo de interés, son las ermitas románicas de la sierra de Montmell y de las montañas que miran al río Gaià y también de los castillos de la marca hispánica. Aquí, ya tenemos que estar dispuestos a hacer alguna caminata, pues algunos de estos castillos y ermitas, están situados en promontorios más abruptos.
La ermita románica de San Miguel en la vertiente este de la sierra de Montmell, es una pequeña joya datada alrededor del año 1200, desde donde disfrutaremos de magníficas vistas.

En el entorno del Montmell y el río Gaià encontraremos un importante legado de ermitas, iglesias y castillos que formaron parte de los castillos de la Marca Hispánica, como línea de defensa contra los musulmanes.
En el apartado de ambientes naturales, podemos acercarnos sin duda a la sierra de Montmell y alrededores, donde podemos pasar por los pueblos abandonados de Marmellar y Selma y visitar los pueblecitos de Can Ferrer y Aiguaviva. El Valle de San Marc, nos muestra un espléndido paisaje, entre bosques de pino blanco y encinas pasando por la umbría de la sierra. Aquí, con la ayuda de alguien que nos guíe, podemos disfrutar de la fauna mediterránea más salvaje y arisca, como son los corzos, el águila real, el águila perdicera, la gineta y el halcón peregrino. Más fácilmente podemos ver jabalíes, zorros, y los pájaros de bosque más típicos.
También es un paseo acercarse a los valles del río Gaià, que bajando de las tierras altas, entre las comarcas del Anoia y la Segarra, se guía entre riscos y abruptos valles por el campo de Tarragona hasta desembocar en las playas de Altafulla . En las umbrías de las sierras de Ancosa y Montagut, encontraremos magníficos encinares y extensos pinares de pino silvestre. El río Gaià con su presencia, diversifica el ambiente, creando un paisaje y un sistema natural de primer orden.